Conoce el Por Qué de tu historia

Más allá del tiempo que dedico a escribir, durante el día soy ingeniero Electromecánico en una importante firma multinacional.

Desde que ingrese en la compañía, he tenido que mejorar mi entendimiento del marketing y he terminado por cuestionarme la esencia del liderazgo.

He llegado a escuchar con total atención las charlas del consultor de marca y organización Simon Sinek, cuyos discursos han influido mucho en mi enfoque sobre estos temas: él enfatiza la autenticidad en la marca, centrándose en el «por qué» de una organización o producto por encima del «cómo» o el «qué». Es un enfoque útil ya que obliga a las organizaciones a ser honestas consigo mismas, con su personal y con sus clientes.

Les recomiendo ver el discurso, es totalmente excelente:

¿En que punto se conectan?

Este enfoque, aunque sorprenda, también son las bases para escribir una buena historia. Déjenme explicar:

Cuando diagramamos una historia, el concepto de Sinek acerca del por qué, el cómo y el qué se aplica de una forma sumamente directa:

  • Qué: Es la historia central del libro, combinada con sus personajes.
  • Cómo: Son los ritmos y las transiciones de la trama, los puntos de los capítulos y el camino para llegar de A a B y luego a C
  • Por qué: Son las temáticas e ideas centrales de la historia; sobre que conceptos fundamentales trata la trama.

En mi momento como escritor novel, me centraba demasiado en los dos primeros. Era fácil decir cuál era mi historia, delineando con entusiasmo el entorno y el empuje principal del libro a cualquiera que lo escuchara.

Para tomar mi novela actual, Las Cenizas Del Viento, como ejemplo, esto podría ser el «Qué»:

Es la historia de vida de Aions Wintersoul, príncipe heredero del imperio de Ferh y su lucha contra las Legiones del Ocaso, un ejército proveniente de la penumbra eterna, que solo aparece esporádicamente para llevar a la humanidad al borde de la extinción y generar un “ciclo de decadencia”.

Sumamente similar a cualquier otra historia de fantasía épica, ¿verdad?

Bueno, pues es igual al concepto que nos trasmite Sinek sobre las compañías que describen sus productos por su «qué». Es algo que, si bien no es inexacto, ciertamente no es interesante. Ni siquiera se acerca a por qué alguien podría querer leer el libro.

Probemos un momento con el “Cómo” entonces:

Comienza con un huérfano arribando al palacio real y convirtiéndose en el nuevo pupilo del príncipe. En conjunto con el escudero de la familia real, los tres crecen en Feth bajo una vida de privilegios y observan llegados a su adolescencia como el mundo desciende en una vorágine de guerras y traiciones.

Podría ser más detallado en el Cómo, pero terminaría generando Spoilers. Sin embargo, más a favor de este punto, aunque agregase muchos más detalles a la historia, podría hacerla un poco más interesante, pero seguiría siendo un ejercicio mecánico de pasar del Punto A al Punto B y así sucesivamente. Realmente no importa la cantidad de detalles que agregue, incluidas las emocionantes aventuras y los lugares increíbles, todavía eso no va a captar el interés de la gente.

Si la dividimos en las transiciones esenciales de la trama, cualquier historia comenzará a sentirse algo pronunciado de memoria y fundamentalmente aburrido.

A pesar de eso, como escritor inexperto, el ‘cómo’ siempre fue mi enfoque cuando se trataba de planificar y escribir: me obsesionaba con la trama y cómo retorcía la historia de un lado a otro, construyendo en momentos que esperaban ser emocionantes, o tristes, o hermosos, u horrorosos. Cuando finalmente escribí todas las palabras se sintió plano, y me tomó mucho tiempo descubrir por qué.

Lo que me lleva al «por qué». Aquí está el «por qué» para Las Cenizas Del Viento:

¿Acaso todo soberano es fundamentalmente un líder? ¿Se puede realmente liderar, si solo se busca el aplauso de la gente a cualquier costo? Si perdiésemos todo aquello que damos por sentado poseer, ¿seguiríamos siendo lo mismo? ¿Qué da valor a la personalidad y nos hace quiénes somos?

Cuando el mundo pierde la brújula y la noche se torna indomable, ¿cumplir con el honor y el deber acarrea precios impagables?

Ese es el «por qué» del libro. No es exhaustivo, por supuesto, y es probable que los lectores descubran y formen su propia noción de su «por qué», basándose en sus propias perspectivas e influencias. Sin embargo, para mí como escritor, ese «por qué» es lo que impulsa la creación del libro, capítulo por capítulo.

Se tarda tiempo en entender este concepto:

Debo admitir igualmente, que Las Cenizas Del Viento no es el mejor ejemplo: porque este concepto lo comencé a madurar y perfeccionar en novelas posteriores (Que pronto se van a estar publicando)

Y, además, recordando que lo escribí en plena y omnipotente adolescencia, el libro gira en torno a una cualidad fundamental: el ego descontrolado y sus consecuencias.

Sin embargo, creo que sirve para detallar el punto. Es muy común en una primera novela perderse en el Qué y en el Cómo de la misma.

Claro que existe un resumen detallado de la historia, y en ella hay personajes interesantes. También secuencias de acción emocionantes y giros de trama. Pero es fundamental que todo esté impulsado por los temas e ideas centrales.  Y es que son estos temas los que actúan como un control y una motivación durante todo el proceso de escritura.

Si carece de porque, tarde o temprano la trama se saldrá de control y ese manuscrito terminará en un cajón enterrado para siempre.

Conclusiones:

Una comprensión profunda del «por qué» de un proyecto facilita la toma de decisiones críticas sobre la trama y sobre los personajes. El «por qué» sirve como ancla y brújula, guiándonos a través de cada decisión, grande o pequeña, y asegurando que el libro siempre trata de algo.

Eso se convierte en resonancia para los lectores, elevando la historia por encima de ser simplemente una secuencia de cosas que suceden para adquirir un significado real.

Espero que esta entrada sirva para que cualquier escritor en ciernes comience a meditar estos conceptos fundamentales y que la charla de «Comenzar con por qué» de Sinek resulte un ejemplo útil para iluminar este proceso y explicar por qué funciona.

Si leen este articulo y ya tienen una novela en marcha, no se amarguen si se dan cuenta que no saben el “por qué”, sigan adelante hasta finalizarla. A la hora de escribir hay una verdad fundamental:

La primera novela que escribas no tiene que ser perfecta. Pero, para seguir mejorando, ha de ser escrita.

Ya luego habrá tiempo de escribir una segunda, y créanme, con la brújula del “por qué” en las manos, será un proceso mucho más veloz y eficiente.

Saludos a todos!

Alejandro Menéndez

¿Te gusta el contenido?

Sígueme en las redes o subscríbete

Si te gusta el contenido de la pagina y quieres que te informe cuando se suban nuevos artículos al blog, puedes aprovechar los vínculos debajo para seguirme en redes sociales o subscribirte al sitio. 

¡Al suscribirte recibirás un mail semanal con todas las novedades!