Investigación para libro en curso: 1er parte

Investigación para libro en curso: 1er parte. La esquizofrenia

Introducción:

Actualmente estoy diagramando una novela que cae dentro de la categoría de Thriller Psicológico y tiene lugar en varios escenarios donde entre ellos que incluye una clínica psiquiátrica.

Si bien mis años de estudio en la carrera de Psicología ayudan, antes de escribir un libro con conceptos científicos o históricos se debe realizar una investigación previa. En este caso, me toca adentrarme más en los distintos trastornos psiquiátricos y tal vez, en los próximos meses, visitar un psiquiátrico para observar el entorno.

La esquizofrenia, de entre todos los trastornos mentales, tiene un lugar especial en mi vida. Pues mi tía padeció esa enfermedad desde que tengo uso de memoria, hasta su fallecimiento en 2018.

Recuerdo que, al verla en el velatorio, no pude evitar entristecerme al pensar lo solitaria que había sido su vida. Sin importar que su familia estuvo allí acompañándola…Su cabeza debió haber sido un tormento constante cada vez que la melancolía la invadía.

Ella era en efecto, un renglón torcido de Dios. Un ser humano de buenos sentimientos que probablemente había estado limitada en su paso por la tierra a conectarse con todos los que de alguna manera amaba.

Y también, como contrapartida, nosotros como su familia también estuvimos muy complicados para seguirla en su tristeza.

Sin duda su vida no fue trágica, pero para ella los días eran más lluviosos que para el resto de los mortales…

Seguramente será un tema a tratar en mi próximo libro, por lo cual quería dejar un pequeño articulo con detalles para los que no conozcan la enfermedad.

¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia es un trastorno cerebral crónico que afecta al 1% de la población mundial.

Cuando la esquizofrenia está activa, los síntomas pueden incluir delirios, alucinaciones, problemas con el pensamiento y la concentración y falta de motivación. Sin embargo, con tratamiento, la mayoría de los síntomas de la esquizofrenia mejorarán enormemente.

Si bien no hay cura para la esquizofrenia, la investigación está llevando a tratamientos nuevos y más seguros. Los expertos también están descubriendo las causas de la enfermedad mediante el estudio de la genética, la realización de investigaciones sobre el comportamiento y el uso de imágenes avanzadas para observar la estructura y función del cerebro. Estos enfoques mantienen la promesa de terapias nuevas y más efectivas.

La complejidad de la esquizofrenia puede ayudar a explicar por qué hay conceptos erróneos sobre la enfermedad. La esquizofrenia no significa doble personalidad o personalidad múltiple. La mayoría de las personas con esquizofrenia no son peligrosas ni violentas. Tampoco están sin hogar ni viven en hospitales. La mayoría de las personas con esquizofrenia viven con su familia, en hogares grupales o solos.

Las investigaciones han demostrado que la esquizofrenia afecta a hombres y mujeres casi por igual, pero puede tener un inicio más temprano en los hombres. Las tarifas son similares en todo el mundo. Las personas con esquizofrenia tienen más probabilidades de morir más jóvenes que la población general, en parte debido a las altas tasas de afecciones médicas coexistentes, como la enfermedad cardíaca y la diabetes.

Los Síntomas de la esquizofrenia

Cuando la enfermedad está activa, se puede caracterizar por episodios en los que el paciente no puede distinguir entre experiencias reales e irreales. Al igual que con cualquier enfermedad, la gravedad, la duración y la frecuencia de los síntomas pueden variar; sin embargo, en personas con esquizofrenia, la incidencia de síntomas psicóticos graves a menudo disminuye durante la vida del paciente. No tomar los medicamentos según lo prescrito, el uso de alcohol o drogas ilícitas, y las situaciones estresantes tienden a aumentar los síntomas.

Los síntomas se dividen en varias categorías:

  • Síntomas psicóticos positivos: alucinaciones, como escuchar voces, delirios paranoicos y percepciones, creencias y comportamientos exagerados o distorsionados.
  • Síntomas negativos: Una pérdida o una disminución en la capacidad para iniciar planes, hablar, expresar emociones o encontrar placer.
  • Síntomas de desorganización: pensamiento y habla confusos y desordenados, problemas con el pensamiento lógico y, a veces, comportamientos extraños o movimientos anormales.
  • Cognición deteriorada: problemas con la atención, la concentración, la memoria y la disminución del rendimiento educativo.

Los síntomas generalmente aparecen por primera vez en la edad adulta temprana. Los hombres a menudo experimentan síntomas al final de la adolescencia o principios de los 20 y las mujeres a menudo muestran signos a los 20 y principios de los 30 Los signos más sutiles pueden estar presentes antes, incluidas las relaciones problemáticas, el bajo rendimiento escolar y la reducción de la motivación.

Sin embargo, antes de que se pueda hacer un diagnóstico, un psiquiatra debe realizar un examen médico completo para descartar el uso indebido de sustancias u otras enfermedades neurológicas o médicas cuyos síntomas imiten a la esquizofrenia.

Los tipos de esquizofrenia:

Los distintos tipos están definidos por los síntomas que predominan en la evaluación del paciente con esquizofrenia y es frecuente que el cuadro incluya síntomas que son característicos de más de un subtipo.

Por esta falta de especificidad, en la última actualización de la clasificación americana de enfermedades mentales recientemente se han suprimido estos subtipos. No obstante, pasamos a describir las características que más definían a estas categorias: 

Esquizofrenia paranoide: La característica principal de la esquizofrenia paranoide reside en la presencia de ideas concretamente delirantes que llegan hasta alucinaciones auditivas, pero sin marcadas alteraciones en la afectividad, o en el lenguaje y sin mostrar un comportamiento catatónico vinculado. En esencia, las ideas delirantes tienden a ser de persecución, de perjuicio o ambas, pero también puede presentarse ideas delirantes con otra temática, aunque suelen estar organizadas alrededor de un tema coherente. También es habitual que las alucinaciones estén relacionadas con el contenido de la temática delirante. Los síntomas asociados incluyen ansiedad, ira, retraimiento y tendencia a discutir. El inicio tiende a ser más tardío que en otros tipos de esquizofrenia y las características distintivas pueden ser más estables en el tiempo.

Esquizofrenia desorganizada: Las características principales de este subtipo de esquizofrenia son tanto el lenguaje desorganizado, como el comportamiento desestructurado y unas alteraciones en las emociones muy marcadas. Pueden existir ideas delirantes y alucinaciones, pero estas no suelen estar organizadas en torno a un tema coherente y concreto. Las características asociadas incluyen muecas, manierismos y otras rarezas del comportamiento. Habitualmente, este subtipo está asociado a un inicio temprano y a un curso continuo. Históricamente, y en otros sistemas clasificatorios, este tipo se denomina hebefrénico.

Esquizofrenia catatónica: La característica principal del tipo catatónico de esquizofrenia es una marcada alteración psicomotora que puede incluir alteraciones tales como la inmovilidad, o su contraparte; la actividad motora excesiva, y el negativismo extremo, el mutismo o peculiaridades del movimiento voluntario. Aparentemente, la actividad motora excesiva carece de propósito y no está influida por estímulos externos. Puede haber desde el mantenimiento de una postura rígida en contra de cualquier intento de ser movido hasta una adopción de posturas raras o inapropiadas. Para diagnosticar este subtipo, el cuadro debe cumplir en primer lugar todos los criterios para la esquizofrenia y no ser más explicable por otras causas u enfermedades.

Esquizofrenia residual: El tipo residual de esquizofrenia debe utilizarse cuando ha habido al menos un episodio de esquizofrenia, pero en el cuadro clínico actual no es acusada la existencia de ideas delirantes, alucinaciones, comportamiento o un lenguaje desorganizado, sobresaliendo principalmente los síntomas negativos (aislamiento emocional, social, pobreza del lenguaje, falta de interés…).

Esquizofrenia indiferenciada: cuando una esquizofrenia no reúne los criterios de los subtipos anteriores o presenta varios de ellos se le llama indiferenciada.

Esquizofrenia simple: la esquizofrenia simple constituye uno de los subtipos de la esquizofrenia donde los síntomas positivos (delirios y alucinaciones) son mínimos destacando otras alteraciones. Ha sido un diagnóstico que ha estado envuelto en controversias por lo que en la última edición del Manual DSM de trastornos mentales se ha suprimido, así como el resto de subtipos de la esquizofrenia. Se caracteriza por un deterioro insidioso de las funciones mentales y del afecto emocional (inhibición psicomotriz, falta de actividad, embotamiento afectivo, pasividad y falta de iniciativa, empobrecimiento de la calidad o contenido del lenguaje, comunicación no verbal empobrecida, deterioro del aseo personal y del comportamiento social…) durante más de un año, pero sin los síntomas positivos propios de la psicosis. Todos estos posibles síntomas suponen un empeoramiento significativo de la actividad laboral o académica y alteraciones en las relaciones personales.

Los factores que empeoran:

Los investigadores creen que una serie de factores genéticos y ambientales contribuyen a la causalidad, y los factores estresantes de la vida pueden desempeñar un papel en el inicio y el curso del trastorno. Dado que múltiples factores pueden contribuir, los científicos aún no pueden ser específicos acerca de la causa exacta en casos individuales. Dado que el término esquizofrenia abarca varios trastornos diferentes, se espera una variación en la causa entre los casos.

¿Cuáles son los tratamientos?

Rehabilitación y convivencia con esquizofrenia

El tratamiento puede ayudar a muchas personas con esquizofrenia a llevar vidas altamente productivas y gratificantes. Al igual que con otras enfermedades crónicas, a algunos pacientes les va extremadamente bien, mientras que otros continúan sintomáticos y necesitan apoyo y asistencia.

Después de controlar los síntomas de la esquizofrenia, varios tipos de terapia pueden continuar ayudando a las personas a controlar la enfermedad y mejorar sus vidas. La terapia y los apoyos pueden ayudar a las personas a aprender habilidades sociales, a sobrellevar el estrés, a identificar signos de alerta temprana de recaída y a prolongar los períodos de remisión. Debido a que la esquizofrenia generalmente ataca en la edad adulta temprana, las personas con el trastorno a menudo se benefician de la rehabilitación para ayudar a desarrollar habilidades para el manejo de la vida, completar la capacitación vocacional o educativa y tener un trabajo. Por ejemplo, se ha encontrado que los programas de empleo con apoyo ayudan a las personas con esquizofrenia a lograr la autosuficiencia. Estos programas brindan a las personas con enfermedades mentales graves trabajos competitivos en la comunidad.

Para muchas personas que viven con esquizofrenia, el apoyo familiar es muy importante para su salud y bienestar y es importante que las familias estén informadas y apoyadas.

El optimismo es importante y los pacientes, familiares y profesionales de la salud mental deben tener en cuenta que muchos pacientes tienen un curso de enfermedad favorable, que los desafíos a menudo pueden abordarse y que los pacientes tienen muchas fortalezas personales que pueden reconocerse y apoyarse.

Alejandro Menéndez

Referencias:

Postmortem evidence of cerebral inflammation in schizophrenia: a systematic review

Converging models of schizophrenia – Network alterations of prefrontal cortex underlying cognitive impairments

Motor system dysfunction in the schizophrenia diathesis: Neural systems to neurotransmitters

Diminished emotion expressivity but not experience in men and women with schizophrenia

The Link Between Schizophrenia and Substance Use Disorder: A Unifying Hypothesis

https://medlineplus.gov/spanish/schizophrenia.html

https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/la-esquizofrenia/index.shtml

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *