Los Viejos Faroles

Soles sobre el empedrado,
Rosas refulgentes que se encienden
En explosiones silenciosas
sobre calles cerradas.
Luces que surgen suavemente
O bien con el ímpetu de las constelaciones
Hasta irrumpir en las retinas de los caminantes nocturnos
En mil fracasos
En diez mil sueños
Luces que dan vida a la noche
Doradas o rojizas,
Como la pupila de un borracho
Danzantes ante la mirada
De los tambaleantes
De los visitantes de la puerta roja
Luces misteriosas de San Telmo
También ebrias sobre las columnas
Resplandores que en las cúpulas,
resemblan como pájaros,
De rotas alas temblorosas,
Anhelando al sol bajo luna

#AlejandroMenendez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *