Detrás del escepticismo: nuestro cerebro mientras meditamos.

Me resulta muy gracioso recordar la vez que hubo un curso de coaching en mi empresa.

Aquella tarde, mi jefe: un hombre cayado, taciturno, rígido e intransigente que ronda los 60 años y tiene el típico comportamiento de “la antigua jefatura”, fue forzado por la instructora a realizar (junto a todos los presentes) una sesión de meditación Mindfullness.

No tengo forma de describir el escepticismo en un rostro antes de realizar el ejercicio. Pero si puedo decirles que, al terminarlo, tenía el rostro sorprendido e ilusionado de una persona que por primera vez está contemplando los colores del mundo.

Todos allí lo sentimos, el ambiente había cambiado profundamente para mejor. De pronto, nos mirábamos los unos a los otros con compasión; con ganas de abrazarnos.

En mi caso, la sorpresa fue menor. Porque de todos los presentes yo era el único que había meditado continuadamente antes de esa ocasión. Sin embargo, mi satisfacción era grande, pues desde que había entrado a la empresa, había dejado de hacerlo.

Es gracioso ver el impacto directo y veloz que la meditación tiene en el cerebro cuando se ejecuta correctamente. A pesar de que es una práctica sumamente palpable, mucha gente la considera algo así como una ridiculez espiritual más propia de una secta extraña que un método concreto de mejorar nuestro día a día.

La meditación existe, funciona, y tiene muchos efectos positivos:

Hace poco, uno de mis mejores amigos se vio interesado a “aprender a meditar” ya que empezó a sospechar, según sus palabras, “que tiene efectos positivos en la salud”

Bueno, por mi parte, dado que la meditación tiene una fama extraña en los medios; como si fuera un efecto placebo o simplemente una práctica de gente que ha sido engañada para realizarla y no tiene ningún fundamento, voy a enumerar razones concretas y estudiadas por las cuales debería uno mínimamente no criticar al que la práctica.

Aprovechando mi amor por la ciencia y mi profesión de ingeniero, en las siguientes líneas voy a exponer libros de doctores y científicos que avalan estas prácticas, para tratar de correr a este método de la posición de “pensamiento mágico”.

Neurociencia y la Epigenética:

La Neurociencia y la epigenética, son dos conceptos en la vanguardia de la investigación científica actual que, al ponerlos juntos, nos describen una historia fascinante. Una historia acerca de cómo nuestras experiencias y los entornos que transitamos forjan nuestra realidad y alteran nuestra biología.

Nuestra mente es capaz de formular bucles neurológicos complejos, partiendo de todas las historias que se repiten en nuestros cerebros. Esos bucles se vuelven presentes en la realidad por medio de la lupa de las experiencias pasadas.

Nuestras conexiones emocionales y la percepción que tengamos incrustada respecto a las experiencias del mundo físico generan una mezcla de neuroquímicos que se propagan por nuestras células portando información concreta. Dicha información, nos prepara para responder a una situación fisiológicamente.

Cuando cambias las relaciones emocionales formuladas por tu mente y la forma en la que esta narra las historias, terminas variando que tipo de mensajes químicos estás enviando a tus células y, por lo tanto, te inicias en un proceso de reprogramación biológica.


El siguiente extracto viene de “El poder de la mente en la salud y la sanación” del dr. Keith Holden

Holden ha realizado estudios primarios como física, pero está certificada en medicina interna y ha cursado capacitaciones en medicina funcional.

Ha dado muchas contribuciones con los hallazgos de su investigación. Sus descubrimientos ayudan a explicar algunos de los principios científicos que sirven como soporte para la teoría de conexión mente-cuerpo.

Párrafo aparte, si están interesados en explayarse más respecto a su investigación y su perspectiva particular de la salud y la sanación, los aliento a mirar el libro del autor. Su trabajo pone a la responsabilidad personal en una posición completamente novedosa que vale la pena considerar.

La Genómica Entre La Mente y El Cuerpo:

La genómica entra la mente y el cuerpo es el campo de estudio que establece cómo tu mente influye en tus genes para activarlos y desactivarlos. Este campo de estudio está apenas arrancando, pero las primeras investigaciones ya están produciendo resultados sorprendentes. Al practicar la atención plena (Mindfullness) y la meditación, aprendes a regular tus pensamientos. Al regular tus pensamientos, se vuelve posible el desencadenar la “respuesta de relajación”. La respuesta de relajación es un término acuñado para el fenómeno que hace que los genes se activen y desactiven para optimizar la salud del individuo. En un estudio coautorado por el Dr. Herbert Benson en 2013 se expone cómo sucede esto. [I]

El Dr. Benson es médico y uno de los padres fundadores de la medicina mente-cuerpo. Él acuñó el término «respuesta de relajación» hace casi cuarenta años. Y nos plantea que la respuesta de relajación es lo opuesto a la respuesta fisiológica producida por el estrés, siendo esta inducida por cualquier práctica de la mente y el cuerpo que produzca un estado de relajación.

El Dr. Benson se propuso estudiar si la respuesta de relajación activaba y desactivaba los genes. Los participantes en este estudio incluyeron practicantes sin experiencia y con experiencia en los métodos utilizados para generar la respuesta de relajación.

Ambos grupos completaron ocho sesiones de entrenamiento semanales. En estas sesiones de entrenamiento, aprendieron una técnica de relajación, exploración del cuerpo, respiración diafragmática; repetición de mantras y meditación de atención plena. Por otro lado, también escucharon una pista de audio de 20 minutos guiándolos a través de la misma secuencia en casa una vez al día. Los investigadores analizaron el estado de los genes en los participantes al principio y al final del estudio, y esto es lo que encontraron.

La respuesta de relajación activa los genes implicados en la producción de energía por parte de las mitocondrias (las baterías de las células). La respuesta de relajación suprime la inflamación y activa los genes que amortiguan el estrés oxidativo. Es decir, ayuda a reducir la oxidación del cuerpo. La respuesta de relajación activa los genes que aumentan la producción de insulina, lo que tiene el resultado potencial de mejorar la regulación del azúcar en la sangre. La respuesta de relajación también tiene un efecto antienvejecimiento, ya que conserva los extremos de sus cromosomas llamados telómeros.

La Meditación es Anti-inflamatoria:

Resultados científicos han validado que el Mindfullness y la meditación activan y desactivan los genes capaces de reducir la inflamación. Ya que la inflamación excesiva causa enfermedad, una reducción en la inflamación excesiva se traduce en beneficios para la salud. Un estudio publicado en 2014 muestra que el efecto antiinflamatorio de la atención plena ocurre con bastante rapidez. [II] En este estudio, un grupo de expertos meditadores se sometió a ocho horas de atención intensiva.

Los investigadores realizaron un análisis genético comparando a los meditadores expertos con un grupo de control que se sometieron a ocho horas de actividades tranquilas no meditativas. Lo que encontraron fue que un intenso día de atención en expertos meditadores es un poderoso antiinflamatorio. Desencadenó la misma vía genética que el medicamento antiinflamatorio Celebrex, pero sin los efectos secundarios.

Al utilizar la atención plena y la meditación para reducir los pensamientos estresantes, desencadenas una respuesta de relajación. Esta respuesta de relajación tiene una influencia positiva en cómo los genes se activan y desactivan, o cómo se expresan. Entonces, al aprender a manipular tus pensamientos, influyes indirectamente en cómo se expresan tus genes. Resulta que también puedes manipular tus pensamientos para hacer crecer nuevas vías neuronales en tu cerebro. Algunos llaman a esta neuroplasticidad autodirigida.

Neuroplasticidad Autodirigida:

La neuroplasticidad se define como la habilidad que tiene nuestro cerebro de cambiar y adaptarse.

Por muchos años se creyó que la neuroplasticidad solo se daba durante los primeros años de la infancia. Pero ahora sabemos que, por medio de la repetición consiente, el cerebro adulto también es capaz de crear nuevos patrones neuronales.

Un ejemplo concreto de la neuroplasticidad es lo que ocurre cuando alguien debe someterse a rehabilitación luego de un ataque cerebro vascular. En estos casos, la rehabilitación se realiza con la intención de que el cerebro justamente genere nuevos patrones neuronales para que ciertas para que ciertos hemisferios se encarguen de las funciones que antes eran llevadas a cabo por los sectores dañados.

Dicho esto, podemos definir a la neuroplasticidad auto dirigida como la habilidad de formular nuevas conexiones neuronales por medio de la practica Mindfullness y la meditación.

Varios estudios refuerzan esta posibilidad. [III] [IV]

 En 2005 los investigadores realizaron escaneos de cerebros de gente experimentada en la meditación, y encontraron que dicha práctica a largo plazo genera efectos neuroplasticos. Al parecer, fortalecían las áreas del cerebro asociadas con la atención, la interocepción (el reconocimiento de las regulaciones internas de tu propio cuerpo) y el procesamiento sensorial.

Los mismos hallazgos se volvieron mucho más pronunciados en un estudio publicado en 2015, que mostraba una menor atrofia cerebral asociada con la edad en los cerebros de individuos que meditaban en forma regular durante años.

Nuestros Patrones Nos Detienen:

De tiempo en tiempo, todos nosotros somos expertos en el auto sabotaje…

Nuestras creencias más profundas y nuestros hábitos más antiguos y más arraigados en nuestra psicología interna a menudo nos controlan para crear problemas y situaciones que validen lo que internamente creemos; nuestra percepción actual.

Estamos completamente comprometidos a mantener el status quo en nuestra vida. Mucho más de los que nos comprometemos a tener nuevas experiencias. Incluso si el status quo significa reprocharte tu vida frente al espejo o tener una interminable dosis de conflictos a nivel relaciones.

Nos volvemos biológicamente adictos a nuestra forma de ser actual y a menudo seguimos creando conflictos para conseguir esa descarga química que internamente nos valide nuestra idea de “normalidad”

Si te forjaste la percepción de que no eres digno, suficientemente bueno, o siquiera merecedor de amor, inevitablemente tu cerebro generara barreras frente a cada situación que desafié a esa creencia profunda. Todas tus experiencias quedaran filtradas a través de esos anteojos y te mantendrá en un círculo vicioso siendo capaz de observarte a ti y al mundo de una sola forma.

Es importante tratar de reconocer en nosotros mismos estas ideas que nos retienen. La psicología es un medio más que correcto para trabajarlo, pero también la meditación ayuda mucho a descubrir e ignorar esos patrones.

Simplemente con conocerlos, uno es capaz de comunicarlos, y eso ya ayuda mucho a que el ciclo no resulte eterno. Quedarnos aferrados al miedo no solo altera nuestra percepción de la realidad, si no que dibuja una línea en la arena, que nos separa de todo aquello que podemos conseguir.

Conclusión:

Cuando se dice que la meditación nos impulsa inevitablemente a tomar responsabilidad personal, nos estamos refiriendo a adquirir todas las capacidades posibles para administrar la calidad de nuestras respuestas, nuestras relaciones, nuestras historias internas y nuestra salud. Es una propuesta para cultivar nuestro reconocimiento personal de las reacciones que a veces son impulsadas por el piloto automático de nuestro cerebro. La meditación nos invita a elegir los momentos para experimentar nuestros sentimientos y sensaciones en lugar de simplemente proyectarlos.

Tomar responsabilidad por nuestras vidas a menudo se asocia con otro estilo de actividades: cómo administrar tus finanzas, respetar tus votos matrimoniales, saber manejarte en el hogar y en el trabajo. Y si bien todas esas cuestiones son fundamentales, así mismo lo es tu vida interna.

Por desgracia, esta última es muy pocas veces un tema de discusión en el pensamiento general de la sociedad occidental, o en el sistema de medicina o de educación pública.

A pesar de eso, es un punto crítico para nuestro correcto desarrollo como seres humanos…

Es fascinante considerar el hecho de algo tan simple (y tan complejo a la vez) como que nuestras percepciones sean la única cosa que nos límite para desplegar todo nuestro potencial.

Referencias:

 [I] Bhasin MK, Dusek JA, Chang BH, et al. Relaxation response induces temporal transcriptome changes in energy metabolism, insulin secretion and inflammatory pathways. PLoS ONE. 2013;8(5):e62817.

[II] Kaliman P, Alvarez-lópez MJ, Cosín-tomás M, Rosenkranz MA, Lutz A, Davidson RJ. Rapid changes in histone deacetylases and inflammatory gene expression in expert meditators. Psychoneuroendocrinology. 2014;40:96–107.

[III] Creswell JD, Irwin MR, Burklund LJ, et al. Mindfulness-Based Stress Reduction training reduces loneliness and proinflammatory gene expression in older adults: a small randomized controlled trial. Brain Behav Immun. 2012;26(7):1095–101.

[IV]  Luders E, Cherbuin N, Kurth F. Forever Young(er): potential age-defying effects of long-term meditation on gray matter atrophy. Front Psychol. 2014;5:1551.

¿Te gusta el contenido?

Sígueme en las redes o subscríbete

Si te gusta el contenido de la pagina y quieres que te informe cuando se suban nuevos artículos al blog, puedes aprovechar los vínculos debajo para seguirme en redes sociales o subscribirte al sitio. 

¡Al suscribirte recibirás un mail semanal con todas las novedades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *