Nuestra propia noción del amor: ¿Por qué es importante entenderla en una relación?

Es curioso, pero a menudo en las relaciones que se proyectan a largo plazo; pero sin embargo no llevan años de desarrollo, es muy común que uno dude internamente las palabras de su pareja cuando esta dice “te amo”.

Esto no tiene nada que ver con una desconfianza fundamental, esto tiene que ver con las ideas y percepciones que nosotros nos hemos formado del amor, he inconscientemente utilizamos para medir la conducta de nuestra “alma gemela”.

Cada uno, aunque nunca lo haya pensado mucho, tiene en su mente formulada una definición del amor como concepto.

Todos le damos un valor, y todos tenemos una forma de demostrarlo y desearlo distinta.

Por eso mismo, cuando en una pareja a veces decimos te amo, no estamos dándole esa sensación al otro por más que nuestras palabras sean sinceras.

Eso es porque nuestras acciones físicas a veces no condicen lo que el otro está esperando, lo que el otro asocia con esas palabras.

Es muy común en el día a día de una pareja, por momento olvidar que el concepto del amor es distinto en cada persona; y que cada uno puede observarlo desde un ángulo distinto.

Entonces, ¿Qué es el amor?

A ver, por definición, el amor es “un sentimiento de afecto sumamente profundo”.  Llevado al llano, es como una forma más intensa que “te guste algo” y por lo tanto podemos amar, lugares, personas, situaciones, etc.

Pero en el terreno de las relaciones interpersonales el concepto de amor se torna ampliamente subjetivo.

Cuando era muy chico, por ejemplo, yo amaba mucho a mi abuela quien prácticamente me crio en gran parte de mi infancia. Y cada vez que la veía en los ojos, veía un brillo particular, una mezcla de admiración y cariño por mi infantil persona.

Era como ver un espejo perfecto de todo tu potencial jamás logrado.

Personalmente, esa fue mi primera definición del amor: “ver tu mejor reflejo en los ojos de alguien” y hasta el día de hoy asocio mucho el brillo en los ojos con el afecto sincero.

Sin embargo, al crecer las variables fueron aumentando y todo se fue volviendo más complejo. Fui formulando por lo menos tres o cuatro formas distintas de definir la palabra “amor” para cuando rondaba los veintiún años.

Cada uno tenemos las nuestras…Ya sea o no que se hayan expandido y hayan mutado lo largo de nuestras vidas.

 

  • El amor es respeto y confianza
  • El amor es estar dispuesto a dar todo de vos por la felicidad de otro
  • El amor es cuando alguien te importa
  • El amor es admiración
  • El amor es el deseo de tocar a alguien
  • El amor es el sexo intenso y la pasión.
  • El amor es sacrificio y resignación.

 

Hay tantas variantes del concepto como personas hay en el mundo.

Para algunos amar es sentir deseos de abrazar y besar a otra persona mientras tu corazón palpita inconteniblemente cuando el otro se acerca.

Para otros el amor es un concepto incondicional que se trata de entregar una parte grande de nosotros mismo para caminar junto a otro sin poner condiciones.

Para algunos ese nivel de afecto simboliza el cumplimiento de todos los comentarios anteriores, y para otros ninguno de esos detalles importa. Y en cada caso, todas esas ideas son reales y aceptables.

La importancia de reconocer la perspectiva de tu pareja:

En algún momento, y en algún contexto, es probable que hayan tenido una pelea con alguna pareja a donde alguno le recriminó al otro algo por las líneas de: “si haces eso quiere decir que no me amas” O “no me amas porque nunca haces tal cosa por mí”

Lo cierto es que, en el pasado, he tenido relaciones que podrían ser etiquetadas como poco saludables; más allá de que en ellas existía el respeto recíproco, confianza en la fidelidad del otro, cariño y disposición al sacrificio. Pero a menudo lo que faltaba era entender cómo mis ex parejas y yo percibíamos el amor y que ambos reconociéramos nuestros puntos de vista diferentes. Por lo tanto, a veces desconfiamos de los sentimientos del otro.

Es un problema cuando uno ve el amor de una manera y el otro de una completamente diferente.

Para dar un ejemplo partamos de una situación hipotética, y en papel algo tonta, pero útil para formular la idea:

Digamos que un hombre llega a su casa del supermercado y al entrar va directamente hacía la cocina y prepara algo de comer para su pareja que ya ha dejado claro antes que tenía hambre. La pareja, sentada en el sillón, se siente ofendida porque el hombre ha saludado con un beso al entrar en la casa y le pregunta si está bien Y esta tontería conduce a un acalorado argumento entre la certeza de uno y la incertidumbre del otro.

Para el hombre, preparar esa comida para su pareja es su propia idea del amor. Para su pareja, por el contrario, ser la primera atención directa al entrar a un hogar y el afecto en forma de un beso, es mucho más valioso como demostración de amor que este otro gesto.

A veces cuando iniciamos una pareja, somos Ignorantes de las opiniones del otro respecto a cómo expresar el amor, y las parejas primerizas dudan fácilmente si sus expresiones son reales. Y esto, sumado con una pobre comunicación por parte de ambos, puede llevar la relación al límite.

Por supuesto que acabo de dar un ejemplo tonto y básico. Pero con el tiempo de convivencia los casos a donde podemos observar estos detalles se vuelven numeroso, aunque el concepto es el mismo.

Al igual que sucede en el arte abstracto, el amor está sujeto a varias percepciones. Por lo tanto, es importante que reconozcamos la idea que tiene nuestro socio de este sentimiento en vísperas de mantener una conexión saludable entre los dos.

Cuando cada uno tiene su concepto, ¿cómo hacer que funcione el amor?:

Como la gran mayoría de los aspectos de una relación, el punto clave es el compromiso, la comunicación y el deseo de entender al otro y reconocerlo como un individuo distinto, con necesidades distintas.

Dicho esto, no es necesario sacrificarse por “el bien mayor de la relación” a veces basta con llegar a un punto intermedio de concesión mutua.

Tu sabes con certeza si amas a tu pareja (Y si no lo sabes está en ti la posibilidad de descubrirlo) y a pesar de las discusiones tu pareja te dice que ella también te ama.

Lo más posible es que ambos estén siendo impulsados por la oxitocina; ergo el sentimiento es real.

El hecho de que alguien no te amé como tú quieres, no significa que no te amé con todo lo que tienen.

Es importante saber que, con compromiso, comunicación, respeto y valoración por los esfuerzos del otro, es posible mantener una relación sana y funcional por más que ambos tengan distintas ideas del amor.

¿Te gusta el contenido?

Sígueme en las redes o subscríbete

Si te gusta el contenido de la pagina y quieres que te informe cuando se suban nuevos artículos al blog, puedes aprovechar los vínculos debajo para seguirme en redes sociales o subscribirte al sitio. 

¡Al suscribirte recibirás un mail semanal con todas las novedades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *