Síndrome de Paris

Ya sea en guías, series de televisión o películas, París se promociona como la ciudad del romance, con queso y vino en cada mesa y gente fabulosamente moderna en cada esquina. Pero estas fantasías a menudo no se manifiestan como realidades cuando la visitas, creando una receta para la decepción, la ansiedad y, a veces en casos raros, incluso las reacciones psicológicas graves que requieren hospitalización.

Las fantasías sobre Paris a menudo no se manifiestan como realidades cuando la visitas.

La Ciudad de las Luces

Ya sea en guías, series de televisión o películas, París se promociona como la ciudad del romance, con queso y vino en cada mesa y gente fabulosamente moderna en cada esquina. Pero estas fantasías a menudo no se manifiestan como realidades cuando la visitas, creando una receta para la decepción, la ansiedad y, a veces en casos raros, incluso las reacciones psicológicas graves que requieren hospitalización.

Los expertos llaman al fenómeno «Síndrome de París» y dicen que los turistas japoneses son los más vulnerables.

Nicolas Bouvier escribió en sus diarios de viaje de 1963: «Crees que vas a hacer un viaje, pero muy pronto es el viaje el que te lleva».

Para muchos turistas recién llegados a París, los sentimientos de Bouvier son profundos. La ciudad, que inevitablemente ha atravesado una serie de metamorfosis durante el siglo pasado, puede parecer a años luz de su imagen estereotipada y romántica.

Se acabaron las aceras prístinas con sonrientes tenderos con camisas a rayas o supermodelos que pasean por los Campos Elíseos. El tráfico es ruidoso y terrible, los mozos en los cafés son groseros y tienen escrito el desprecio en su cara.

Y además…¿En dónde diablos se puede tomar una buena taza de café en esta ciudad?

Cómo ocurre el síndrome de París

La diferencia entre lo que un turista espera encontrar en París y lo que realmente experimenta puede ser tan perturbadora que a veces causa síntomas como ansiedad, delirios y sentimientos de prejuicio. Esto es más que un simple choque cultural, dicen los profesionales de la salud, quienes ahora están de acuerdo en que en realidad está ocurriendo un trastorno psiquiátrico transitorio. Debido a la diferencia entre la cultura parisina y la propia, los visitantes japoneses, en particular, parecen sentirse más afectados por el problema.

«Hay muchas personas que son llevadas a Francia por una fantasía cultural, especialmente

[visitantes]

japoneses», dice Regis Airault, un psiquiatra con sede en París, que ha escrito sustancialmente sobre los efectos psicológicos de los viajes. «Van al barrio de Montparnasse y se imaginan que van a encontrarse con Picasso en la calle. Tienen una visión muy romántica de Francia, pero la realidad no coincide con la fantasía que han creado».

Un dilema Japones

En Japón, un comportamiento de voz suave es el más respetado, y el robo de poca importancia está prácticamente ausente de la vida cotidiana. Por lo tanto, cuando los turistas japoneses son testigos del comportamiento acérrimo y ocasionalmente agresivo de los parisinos o se encuentran víctimas del carterismo (según las estadísticas, los turistas asiáticos son los más atacados), no solo puede arruinar sus vacaciones, sino también empujarlos a la confusión psicológica.

Los turistas japoneses han encontrado tantos problemas con el choque de culturas entre el país y el extranjero que se abrió un servicio especial en el Hospital Psiquiátrico Saint-Anne de París para tratar los casos. Un médico japonés, el Dr. Hiroaki Ota, ha estado practicando desde 1987, donde trata a unos 700 pacientes por síntomas como irritabilidad, sentimientos de miedo, obsesión, depresión, insomnio y la impresión de ser perseguidos por los franceses.

Además, la embajada japonesa estableció una línea telefónica de emergencia las 24 horas para las personas que sufren de un choque cultural grave, y brinda ayuda para encontrar tratamiento hospitalario para las personas necesitadas.

Entonces, ¿qué más da cuenta del síndrome de París? No todos los turistas japoneses que experimentan un París diferente de su fantasía serán víctimas del fenómeno, por supuesto. Una causa importante es la propensión personal a los trastornos psicológicos, por lo que alguien que ya sufre de ansiedad o depresión en el hogar podría ser un candidato probable para problemas psicológicos en el extranjero.

La barrera del idioma puede ser igualmente frustrante y confusa. Otra razón, dice Airault, es la especificidad de París y cómo se ha promocionado especialmente a lo largo de los años. «Para muchos, París sigue siendo la Francia alrededor de la Era de la Ilustración», dice. En cambio, lo que los turistas encuentran es una ciudad bastante común y grande con una población diversa y rica en inmigrantes.

Cómo evitar el síndrome de París

A pesar del nombre, el síndrome de París no solo existe en París. El fenómeno puede ocurrirle a cualquier persona que busque un paraíso en el extranjero: un turista que viaje a tierras exóticas, un adolescente que realiza su primera aventura en solitario, un expatriado que se muda al extranjero o un refugiado político o inmigrante que abandona su hogar para una mejor oportunidad. Se pueden llevar a cabo experiencias similares para individuos religiosos que viajan a Jerusalén o La Meca, o occidentales que viajan a la India para la iluminación espiritual. Todos pueden causar alucinaciones, mareos e incluso sentimientos de despersonalización, por ejemplo, perder temporalmente el sentido normal de uno mismo y de identidad.

Lo mejor que puedes hacer cuando viajas a París es tener una sólida red de apoyo, ya sea en el extranjero o en casa, para estar al tanto de cómo te estás adaptando a la cultura francesa. Intenta aprender algunas palabras de francés para que no te sientas completamente fuera de contacto con lo que los parisinos te están diciendo. Y recuerde que París ha cambiado significativamente desde que se filmó la película de francés que vio en la escuela secundaria. Mantén una mente abierta, mantente fresco y diviértete. Y en caso de duda, póngase en contacto con los profesionales de salud más cercanos.

Saludos

Alejandro Menéndez.

¿Te gusta el contenido?

Sígueme en las redes o subscríbete

Si te gusta el contenido de la pagina y quieres que te informe cuando se suban nuevos artículos al blog, puedes aprovechar los vínculos debajo para seguirme en redes sociales o subscribirte al sitio. 

¡Al suscribirte recibirás un mail semanal con todas las novedades!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *