Los inconvenientes de ser demasiado empático.

La empatía es una de las razones por las cuales somos capaces de ponernos en el lugar de otros

 

¿Que es la empatía?

La psicología define el termino empatía como “la capacidad de percibir, compartir y comprender (en un contexto común) lo que otro puede sentir, preocupándose por experiencias ajenas”.

Es decir, es la habilidad de ponernos en el lugar del otro a nivel emocional.

La empatía tiene lugar en dos etapas o pasos: primero viene el hecho de entender la perspectiva de la otra persona, y luego el compartir sus emociones.

Hay una tendencia que circula postulando la empatía como la forma de crear mejores líderes, padres, hermanos, parejas y forjar un mundo ideal.

Debo decir que personalmente creo que todo esto es cierto, la empatía es un paso previo para lograr cualquier mejora social y cualquier liderazgo efectivo.

Pero también, desde un punto de vista casi personal, he de aclarar por experiencia que sentir empatía es un camino más complejo que una frase motivacional de Instagram. Y sobre todas las cosas, es una forma de ser que puede fomentar lo mejor del ser humano, como también hundir a la persona en rincones muy oscuros.

Respecto a la empatía, uno puede desarrollarla a conciencia si desea tratar de mejorar su relación con el mundo que lo rodea, o uno puede disponer de esa condición prácticamente desde el nacimiento.

En general, la gente que desarrolla empatía en su vida la maneja bastante bien; pues es un don adquirido, y se dispone de el mismo hasta el punto en el que resulte funcional.

Sin embargo, el problema reside por momentos en aquellas personas que nacen con una predisposición a “ponerse en el lugar de otro”. Esa gente corre el riesgo, nocivo para algunas personas a su alrededor y sobre todo para ellos mismos, de ser “demasiado empáticos”

Si…Eso existe, y puede llegar a ser bastante doloroso.

 

Algunos detalles más técnicos; la opinión de los expertos:

El profesor Fritz Breithaupt, fue uno de los psicólogos que ha dedicado trabajos extensivos en revelar los aspectos negativos asociados con la empatía.

Más allá de su amplio reconocimiento a la teoría Empático – Altruista, que relaciona la empatía con un comportamiento social positivo, él también sostiene que puede ser causante de efectos muy negativos e incluso desencadenar furia y violencia.

Breithaupt también plantea que ser empático puede generar decisiones irracionales y éticamente incorrectas.

¿Cómo sería eso?

Bueno, digamos que Paul Bloom, un profesor en la universidad de Yale y autor de «Contra la empatía: Argumentos para una compasión racional», caracteriza la empatía como un “ un medio para concentrar la atención por un periodo concreto de tiempo en el destino de un solo individuo mientras se descarta la perspectiva completa y las soluciones a largo plazo.

Muchos empáticos tienden a ayudar a gente que suele llamar la atención hacía ellos mismo y su propia miseria. Resultando en otro efecto psicológico llamado «Efecto Foco de Luz» o «Efecto Spotlight» (El cual vamos a elaborar más adelante)

Esto a veces se nota en pequeña escala en grupos de amigos, donde se forman alianzas entre el empáticos y victimas por momento escalando en dramas internos.

Ya en una escala superior, podemos ver como la empatía es enfocada por los medios. Mucha gente dispuesta a donar dinero a niños hambrientos, tal vez no lleguen a ser siquiera movidos desgracias cotidianas que no les afecten, como una inundación en un pueblo cercano.

El estar dedicando la atención a una víctima, muchas veces nubla el juicio del empático, olvidando que otras personas también sufren de otras maneras.

Con esto queda expresado que la empatía tiene a veces el potencial de ensanchar grietas en lugar de cerrarlas. Dado que, cuando uno empatiza con alguien, es posible que termine tomando su punto de vista y su sensaciones de enojo hacía el “enemigo”, truncando su pensamiento lógico.

Una de los efectos más peligrosos de ser empático, es el vampirismo: compartir emociones hasta convertirlas en las nuestras propias sin preocuparnos por el bienestar a largo plazo del otro individuo o su propia independencia.

Esta conducta, (que también desarrollaremos mejor más adelante) puede ser vista en ciertos padres que restringen las libertades de sus hijos y los llevan a tomar ciertas acciones con la expectativa de vivir experiencias concretas a través de ellos. Lo cual convierte al niño en solo un vehículo para la experiencia del padre.

 

Opiniones personales: reflexiones de un empático en rehabilitación

Odio definirme de alguna manera; siento que es incorrecto postular adjetivos acerca de uno mismo.

Pero debo decir que, desde que era pequeño, mi madre solía coméntame algo que nunca entendí hasta hace unos pocos años, tras terminar una relación con una pareja muy complicada.

Mi madre solía decirme que aprendiera a generar una coraza y a cuidarme. No físicamente, si no mentalmente de lo que sucedía afuera de mí. Y que, sobre todo, aprendiera a distinguir mi mundo del mundo de los otros.

Nunca entendí a qué iba con eso, pero ella se refería justamente a su propia experiencia con la empatía y a ciertos rasgos de ella que ya percibía en su hijo.

Aquel que nace con predisposición a la empatía, debe obligatoriamente aprender a gestionarla.

Por lo tanto, uno se ve forzado a empezar a entenderse muy bien a sí mismo; ya que debe separarse como individuo del resto, pues lo que sienten los demás tiende a mezclarse con lo que nosotros sentimos y a menudo es capaz de confundirnos.

Resulta importante desarrollar compasión, pero sin involucrarse. Y eso, es realmente un camino difícil que requiere de mucho desarrollo interno.

A la larga, la empatía puede generar dos extremos, y a menudo lo veo como una condición casi bipolar.

Si uno aprende a ver el mundo de los otros sin perderse, tarde o temprano desarrollará cierta sabiduría, aprenderá a ser útil y generoso sin condicionar su propia felicidad. Con lo cual quiero decir, como opinión personal, la empatía puede generar gente de mucho valor, pero siempre que se la viva a conciencia.

Mal manejada termina produciendo personas por momentos toxicas; lobos en disfraz de corderos, o seres profundamente afligidos por penas que ni siquiera son propias. 

La empatía puede hacernos abrazar a gente rota, con el afán de solucionarlos. Pero es necesario entender que a veces es fundamental mirar hacia adentro, y cuidarnos a nosotros mismos.

Como dije antes, tengo como opinión que el objetivo de la vida tiene que ver con la utilidad. Pero el empático debe preguntarse a sí mismo si realmente busca el bien de otros, o solamente el aprecio.

Es un sendero complicado, pero necesario. Tiene el potencial de mejorar las cosas para todo el mundo en general, pero transitado a la ligera es potencialmente peligroso.

Pues, en ese camino se esconden los demonios no solo propios, sino de todos los que nos rodean. Al mismo tiempo, están todas las perspectivas, todos los puntos de vista y toda la sabiduría. El punto es tratar de tener una brújula en mano.

 

Conclusión:

Por supuesto que no estoy diciendo que deberíamos dejar de ser empáticos. Esta entrada no busca motivar a la gente a convertirse en seres apáticos, robóticos y desdeñosos con el sufrimiento ajeno.

Pero si despertar la conciencia de que esa palabra que tanto nos está gustando usar en una multitud de ámbitos tiene un lado oscuro. Y, al practicarla, se requiere de mucha introspección para no caer en aguas turbulentas; cuando el razonamiento lógico termina impedido por el apego emocional hacía el prójimo.

Con esto quiero decir: Si, un mundo más empático ha de ser la búsqueda. Pero no convirtamos ese concepto en una frase vacía, pronunciada en los labios de los vendedores, los empresarios o los coachings motivacionales del momento.

 

Se abre el debate para todos los lectores:

¿Te consideras particularmente empático? ¿Sabías los lados negativos de este tipo de personas?

Hay muchas discusiones que se desprenden de este articulo. En proximas entradas las vamos a ir encarando.

Más alla de que esta es una entrada técnica sobre temas de psicologia, tambien contiene mis observaciones personales. Como dice en la entrada de la pagina, tengo la intención de que este blog sea un debate abierto, así que me gustaría saber que piensan. Así que dejen un mensaje y nos vamos leyendo.

Saludos!

Alejandro Menéndez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *