Tiendes a Olvidar

 

Ella solía tener esos momentos…
Donde estaba asustada e insegura y se enojaba reclamando cosas que no comprendía.
Le discutía los comos y los porqués del amor y él, ya cansado de enfrentar temores irrisorios, la miró a los ojos con un rostro apacible.
– Voy a explicarte como funciona esto, ¿te parece? – le dijo con una mezcla de soberbia y dulzura – sabes que amo a toda la gente en mi vida ¿verdad? Y haría por los que amo cualquier cosa que necesitasen; una y otra vez, tantas veces como sea necesario.
Tragó saliva y dejó que la idea decantase por unos instantes.
– Bueno…Yo a tí te amo, y mucho más que a la mayoría, así que haría lo que fuera por ver tu sonrisa.
Se alejo hasta la ventana y prendió un cigarrillo.
Ella lo observó todavía a la defensiva. Él continuó en un tono casí intelectual.
– En tu caso, por ejemplo, tienes una tendencia a olvidar lo que vales y lo mucho que te ama la gente. Por lo tanto, como tu compañero, trato de recordarte quien eres y lo mucho que te aprecian todos a tu alrededor.
Antes de continuar, una leve sonrisa asomo en su rostro al pronunciar aquellas palabras.
– Y amor, déjame que te diga, esto no es ninguna carga sobre mis hombros. Porque te amo profundamente…Y cada vez que te ayudo a reencontrarte, tengo la oportunidad de recordar junto a tí toda la belleza que tienes; lo cual es un gusto para mí.
Luego salió de la habitación sin esperar respuesta.
– Te amo mucho – le dijo con ternura antes de cruzar la puerta.

AlejandroMenendez

2 comentarios en “Tiendes a Olvidar

  1. Me encanta, convertís cosas simples en misterios que con tus palabras nos dejas entender.
    Excelente trabajo, con lo justo y necesario.
    Saludos desde Mendoza,Tupungato!

    1. Muchas gracías por tus hermosas palabras Gladys!
      Voy a seguir subiendo fragmentos a la pagina tratando de continuar por la misma linea, tu apoyo es muy apreciado 🙂
      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *